AMERICAN HISTORY: AMÉRICA LATINA DURANTE LOS AÑOS VEINTE


Fue un periodo de relativa estabilidad política, pero que no fue aprovechado para llevar a cabo las reformas necesarias. Si observamos el escenario político suramericano, vemos como en América Central la economía se basaba en un monocultivo y la variante política era autoritaria y personalista.
Si bien, el caso más llamativo fue Méjico. La constitución de 1917, surgida de la revolución, constituyó un punto de referencia. Dicha constitución preveía la separación del Estado y de la Iglesia, y la introducción de medidas sociales tales como la joranda de ocho horas, la institucionalización del salario mínimo y el reconocimiento de la personalidad jurídica de los sindicatos. Además, los campesinos que habían sido liberados del peonaje, conservaron las tierras de las que se habían adueñado durante la revolución y obtuvieron nuevos repartimientos.
En Argentina y en Uruguay, introdujeron el sufragio universal masculino así como la jornada laboral de ocho horas, el derecho a la huelga y se inicia un sistema de prevención y asistencia. Como vemos, se abrían nuevos campos de acción, limitados, pero con posibilidades para el ascenso de nuevos sujetos políticos y en particular para el movimiento obrero. El Partido Socialista Argentino, fundado en 1896, reunió un grupo de seguidores no despreciable, aunque eso si, circunscrito a determinadas áreas urbanas. Pero también es verdad que los partidos de izquierdas carecían del soporte de una fuerte organización sindical. El que demostró un mayor vigor fue el movimiento estudiantil, que se inició en Argentina y se propagó a otros países. Los estudiantes reclamaban una reforma en profundidad de la universidad, dominada básicamente por los modelos de la oligarquía dominante, y en algunos casos lograron parte de sus objetivos.
Brasil, con sus veintiocho millones de habitantes era el Estado más poblado, pero también era el Estado más atrasado desde el punto de vista político. El derecho al voto, de que quedaban excluidos los analfabetos, estuvo extremadamente limitado. No existía un partido representante de las clases medias urbanas. Hasta 1916 no existió ningún Partido Socialista. La rotación de las personalidades políticas se daba dentro de la oligarquía dominante, representada preferentemente por los productores y exportadores de café. Hubo intentos para renovar dicha clase dirigente, y se dieron fundamentalmente dentro de los cuadros inferiores del ejército, pero estos al final sucumbieron

Comentarios

Entradas populares