JAPAN HISTORY: LOS ZAIBATSU JAPONESES


Zaibatsu significa “peñas de dinero” y hace referencia a las grandes corporaciones con interese muy extendidos. Los cuatro mayores zaibatsu eran Mitsui, Mitsubishi, Sumitomo y Yasuda. Desempeñaron un papel fundamental en el ascenso económico de Japón y vinieron a ocupar, a finales de la década de los años veinte, una posición en el conjunto de la economía japonesa que no hubo parangón en ningún otro tiempo. Su influencia no sólo se limitó a la actividad económica, sino que hicieron sentir su influencia en la política. Los primeros años de la época Meiji, fueron difíciles para los gobiernos ya que encontraron dificultades para llevar a cabo su política de occidentalización. ¿Por qué? No había en Japón una clase media numerosa con recursos financieros suficientes, con experiencia en técnicas industriales y comerciales modernas o con el hábito de tomar la iniciativa. Sí que es cierto que existían algunas familias que durante décadas, e incluso siglos, habían estado dedicadas a la banca y al comercio a gran escala y que habían servido como agentes de los daimios en la administración de sus rentas. Algunas de estas familias habían prestado apoyo financiero a los movimientos políticos que habían conducido a la Restauración. Los nuevos gobiernos Meiji favorecieron a dichas familias, con ayudas financieras para que superasen sus dificultades iniciales y pensaron en ellas para llevar a cabo operaciones comerciales o para poner en marcha nuevas empresas consideradas necesarias como parte de la política general.
Durante la era Meiji se establecieron conexiones entre los políticos que diseñaban la nueva política económica y las familias de industriales que podía proporcionar recursos y medios para apoyarla. A cambio de esta ayuda financiera que prestaban al gobierno, los zaibatsu recibían, de vez en cuando, propiedades del Estado a bajo precio y recibían numerosas contratas o concesiones. Por ejemplo, el marqués de Inouye trabajó en estrecha relación con Mitsui, que a cambio de la ayuda de éste, obtuvo la posesión en términos favorables de las propiedades que habían pertenecido al shogun y a las administraciones de los clanes. Este fue el origen de la empresa Mitsui de minería de carbón Miike. Las compras y ventas gubernamentales de artículos, en países extranjeros al principio de la era Meiji se realizaron a través de Mitsui. Mitsubishi, fundada por un samurái llamado Iwasaki, actuó como agente del gobierno en el transporte de suministros a Formosa durante los conflictos de 1874, y su pequeña flota de barcos se completó con la compra de treinta vapores comprados en el exterior para este propósito por el Gobierno japonés.
Hacia 1929 los zaibatsu habían alcanzado su pleno desarrollo y su máxima influencia. Muchos rivales habían sucumbido durante el difícil periodo de postguerra. Durante estos años, podemos decir que los zaibatsu podían imponer sus deseos e interese al gobierno. Las relaciones entre la política y los intereses comerciales, relaciones que habían sido criticadas por los antiguos cronistas, aparecían de nuevo. Pero los zaibatsu comprendieron pronto que su posición no era inexpugnable.
La organización interna de los zaibatsu era peculiar. Los negocios a gran escala, equipados con todos los adelantos tecnológicos, se apoyaban sobre las bases sentadas en el pasado feudal. Una familia o grupos de familias detentaban la propiedad y las actividades de cada miembro de la familia estaban reguladas por un consejo, que en el caso de Mitsui, tomaba sus decisiones acudiendo al código de la casa. Los lazos financieros entre las firmas constituyentes eran establecidos por una compañía holding llamada honsha. Esta controlaba las firmas subsidiarias. Ahora bien, las líneas maestras de la política a seguir y los princípiales acuerdos de la honsha se determinaban en los consejos de familia mediante dictamen de los ejecutivos principales.

Comentarios

Entradas populares