ECONOMY:¿QUÉ ES LA INFLACIÓN?


¿Qué es la inflación? Podríamos decir que es un aumento general y sostenido en el nivel general de los precios. El nivel general de precios en un país, región, zona o ciudad se suele identificar por medio de lo que cuesta el conjunto de los bienes y servicios que la población utilizamos para nuestra subsistencia y disfrute. La idea del coste de dicho conjunto de bienes y servicios implica necesariamente la existencia del dinero como un medio de cambio, lo cual excluye la posibilidad del trueque( es una economía en la que se cambian las cosas entre sí sin la participación del dinero). ¿Qué quiere decir esto? Si para satisfacer mis necesidades cambio patatas, tomates y lechugas por zapatos y vestido, nos podemos imaginar una situación en la que podamos obtener menos zapatos a cambio de una mayor cantidad de vegetales o viceversa; pero lo que no puede suceder es que simultáneamente tuviera que entregar más vegetales por más vestido y calzado, porque entonces la relación entre ambos se mantendría.
Las operaciones de trueque son bastante complicadas ya que habría que buscar un agricultor que quisiera un traje y que esté dispuesto a ofrecer tomates por él, y luego regatear hasta fijar el precio deseado. Por ello, el dinero es un gran medio para facilitar las operaciones.
Por lo tanto, fijaros, la inflación es un fenómeno basado en la existencia del dinero; los distintos bienes y servicios tienen precios diferentes y que la relación entre los precios de unos y otros bienes y unos y otros servicios puede alterarse como resultado de la inflación. ¿Qué no es la inflación? La inflación implica la subida de muchos o de todos los precios. Se distingue de la subida de algunos precios nada más. Así, una inundación puede arruinar la cosecha de manzanas, y hacer subir su precio; pero a esto no se le llama inflación. No es suficiente con que los precios aumenten una sola vez, para que podamos hablar de inflación. Así, si una elevación general de impuestos hace subir todos los precios, pero esto tiene lugar una sola vez, y no vuelve a repetirse en un tiempo, no nos encontramos ante una inflación. Por último, se suele demandar que la subida de los precios sea importante. Por ello, los gobiernos y la población nos empezamos a preocupar cuando la inflación adquiere cierto volumen (en torno al 3% anual).
Además, como todos sabemos, la inflación supone una pérdida del poder de compra del dinero. Esto pone el énfasis en el aspecto monetario de la inflación, es decir, en que la causa principal de la inflación es un crecimiento demasiado rápido de la cantidad de dinero. Esta es la posición de los monetaristas. Está claro que sin más dinero no puede haber inflación. Pero, esta es una condición necesaria pero no suficiente. En efecto, el hecho de que no puede haber un borracho que no haya bebido alcohol no significa que todo el que beba sea un borracho, o que para poder entender el alcoholismo haya que emborracharse. Otras escuelas dirán que sin un rápido y vigoroso incremento de los precios y salarios, no podrá existir la inflación.
Sabemos que la inflación tiene un componente monetario, porque si no hay más dinero en circulación no habrá forma de que el aumento de los precios sea general, sostenido y sustancial. Como sabemos, una forma de canalizar este aumento de dinero en circulación es a través de una elevación de los salarios. ¿Qué queremos decir? Cuando el Banco Central de un país decide aumentar la cantidad de dinero, no salen a la calle los funcionarios de dicha institución y empiezan a repartir billetes y monedas entre los que paseamos y pasamos por allí. Es preciso encontrar alguna forma de canalizar ese aumento en la circulación de dinero, de manera que se refleje un mayor poder de compra. Aquí es donde las diferentes escuelas de pensamiento económico se separan y cada una toma un camino diferente.
Corolario.
Sin más dinero, no hay inflación. Las empresas necesitan disponer de dinero para realizar sus operaciones. Cuanto más alto sea el volumen de operaciones, más dinero necesitarán tener las empresas. Si no tienen la cuantía que necesitan, pasarán por dificultades financieras, como ocurre ahora: tendrán que demorar el pago a sus acreedores (pasándoles así sus dificultades) y después, reducir sus gastos (una forma de trasladar sus problemas a los trabajadores, que de esta forma verán reducidos sus ingresos)
Si suponemos un aumento nacional de salarios, está claro que aumentará el volumen de cobros y pagos de las empresas: las nóminas serán mayores, los precios subirán, los pagos a sus proveedores también,…. Habrá aumentado la cuantía nominal de su volumen de operaciones. Pero si no hay más dinero, las empresas entrarán en dificultades financieras y acabarán teniendo que reducir su actividad.

Comentarios

Entradas populares