EUROPEAN HISTORY: "El retrato de Georg Gisze" de Holbein


Holbein se hizo famoso gracias a los retratos, género en el que mostró un talento inigualable. Desarrolló la excelencia técnica, formal y psicológica. Ahora bien, Holbein venía de una gran familia de retratistas. Su padre y su tío habían llevado a cabo retratos cuyo conjunto, al mismo tiempo que los detalles, eran de una gran belleza y poseían una gran fuerza de expresión. En contrapartida, Holbein sabrá crear el gusto por el detalle concreto del arte nórdico y la visión sincrética del arte meridional, revelando un espíritu abierto a todas las innovaciones susceptibles de servir a su estilo y su visión.
Los retratos de Holbein no revelan solamente la fisionomía y el estatus social del personaje, sino también la concepción personal del artista, que ve en la figura humana una de las formas privilegiadas de la creación.
El retrato de Georg Gisze fue el primer encargo que la colonia de comerciantes alemanes establecidos en Londres le hizo al artista. Gisze, nacido en 1947, descendía de una familia de Colonia establecida en Danzing. El decorado en el que está representado el comerciante nos ilustra su actividad, sus intereses, su origen y la pertenencia a una clase social. Gisze parece estar bastante encogido en el espacio comprendido entre la mesa en primer término, y la pared de madera del fondo; sobre el tapete se han colocado un jarro de cristal de Venecia, sellos, plumas, un anillo y una caja en la que aparecen monedas. El comerciante tiene una carta entre las manos; hay otras cartas situadas en la estantería de la derecha. Las estanterías están repletas de objetos típicos del despacho de un comerciante: sellos, anillos, llaves, una balanza de orfebre,… Bajo la consola a la izquierda, una inscripción con la firma de Gisze:”Nulla sine merore voluptas”(No hay alegría sin dolor) lema perfecto para los de su clase social, destinados a afrontar el éxito y reveses en el mercado.

Comentarios

Entradas populares