RELATO CORTO: LA VIDA CONTINUA


La vida continua. Después de la muerte de una persona querida, la vida continua. Esto es lo que machaconamente se repetía Juan. ¿Cómo es posible que ya no estes conmigo? Recuerdo como nos conocimos aquella primavera del 79. Tú estabas guapa, como siempre. Llevabas puestos aquellos pañuelos del tipo Polisario que junto con los tejanos pitillo color crema causabas sensación. Todos querían estar conmigo. ¿Te acuerdas como nos conocimos? Fue en aquella fiesta universitaria que se celebraba todos los años pasados los examenes de febrero. Estaba sentado en el cesped de la universidad, ni que decir tiene que iba un poco bebido, y me preguntastes si estaba esperando a la Princesa de mis sueños. Balbuceé, intenté contestarte algo coherente, pero no pude. Al ver mi reacción te echastes a reir.
Habíamos coincidido alguna vez en el bar de tu Facultad, ya que como sabes, era de los pocos lugares donde había muchas chicas. Allí íbamos los chicos de químicas para intentar relacionarnos con chicas, ya que en aquellos años había muy pocas chicas en nuestra Facultad. Estabas siempre con aquella sonrisa y con aquella sencillez tan característica tuya.
-Te acompaño en el sentimiento. Si necesitas alguna cosa llámame. Ha sido todo tan rápido- exclamó uno de los invitados al funeral.
-Gracias, lo tendré en cuenta- repetía mecanicamente Juan.
Sus hijos estaban a su lado recogiendo el pésame.
Los pésames eran una tradición muy arraigada en la cultura española. Juán nunca había estado de acuerdo con todo este “espectáculo”. En estos momentos recordaba como había vivido primero la muerte de su madre, y unos años más tarde la muerte de su padre. Son curiosas estas asociaciones que lleva a cabo nuestra memoria. Recordaba como durante toda la noche se produjo el velatorio, con gente que entraba y salia de la casa.

Comentarios

Entradas populares