PHILOSOPHY TODAY: El espíritu positivista


El positivismo quería ser una reforma intelectual; en estas coordenadas y desde estos propósitos hay que comprender la filosofía positivista comtiana. La reforma intelectual estará fundada no por un pensamiento teológico, sino por la ciencia.
El Positivismo elaborará una teoría del saber y un sistema de las ciencias, reorganizando aquel y éstas desde la principialidad de la nueva ciencia surgida en el estudio del progreso y orden social: la Sociología. En cuanto teoría del saber, el Positivismo encuentra su fuente principal en el Empirismo inglés y algunos filósofos de la Ilustración, tanto en lo que se refiere a la reducción del conocimiento a lo dado en la experiencia y a los fenómenos, como en el rechazo de cualquier instancia metafísica o teológica, y en la admiración por la ciencia de la naturaleza hasta el punto de hacer de ella el saber modelo. En este sentido, cabría hablar de una manera o modo positivista del pensar, entre cuyos rasgos esenciales estarían al menos los siguientes:
Fenomenalismo. La diferencia sostenida otras veces entre “esencia” y “fenómeno” es gratuita e infundada. La supuesta “esencia” queda reducida al “fenómeno”, y sólo se aceptará como real aquello que se presente y manifieste efectivamente en la experiencia. Como vemos, la teoría del saber está en una estrecha relación con una teoría o interpretación de lo real, con una cierta ontología.
Nominalismo. En correlación con la negativa a admitir “esencias” está la exclusión de que al discurso o al lenguaje, por el hecho de que en él se utilicen términos generales, corresponda una realidad igualmente universal. Antes al contrario, no hay otras realidades u objetos que los concretos y singulares.
Unidad de método en el saber y en las ciencias, unificación establecida desde un saber o ciencia considerado como modelo.

Pero el “espíritu positivista” sobrepasa con mucho esta ciertamente fundamental dimensión epistemológica, y ello tanto desde exigencias internas e impuestas por la determinación de lo que es el saber, como desde su proyecto de totalización y de reforma social.
Por lo que se refiere al primer aspecto, la decisión de lo que es el saber científico no se hace arbitrariamente, sino que se atiende a la historia de las ciencias, al desarrollo progresivo en el que se han constituido como tales ciencias positivas. Ello significa, de una parte, la necesidad de estudiar la historia de las ciencias o el régimen y sistema de ideas, y dado que, según el propio Comte, “las ideas gobiernan el mundo”, la necesidad de interpretar la naturaleza y sentido de la historia. Pero ello significa, por otra parte, y es lo que más importa ahora señalar, que la teoría del saber y el sistema de las ciencias, constituidos y realizados en la historia, de la sociedad y del espíritu humano, ponen de manifiesto y revelan lo que es la historia misma, el espíritu humano y la naturaleza de la sociedad. De ahí el que en el Positivismo de Comte la Sociología sea de hecho una teoría sobre la historia, sobre el espíritu humano y sobre el orden social.

Comentarios

Entradas populares