ECONOMIC HISTORY: LA FAMILIA ANTE LOS OLIGOPOLIOS


Las familias acudimos habitualmente a mercados oligopolísticos con un grado de diferenciación de producto más o menos notable, en los que operan comportamientos colusivos más o menos explícitos y en los que los acuerdos se respetan de forma relativa. Ejemplos significativos pueden ser, entre otros, el sistema bancario y crediticio y el mercado de automóviles.
En efecto, cuando una familia decide solicitar un crédito o colocar parte de sus ahorros en el sistema financiero, puede encontrarse con circunstancias parecidas a las siguientes. Como demandante de crédito se enfrenta a una oferta oligopólica que mediante acuerdos tácitos –salvo situaciones extraordinarias como las actuales-, le planteará unas condiciones casi idénticas en términos de tipo de interés y plazo. La competencia sin precio se suele plantear en circunstancias tales como las garantías exigidas, la necesidad de cierto saldo medio en depósito, etc. Como oferente de ahorros, el oligopolio de demanda plantea a la familia unas retribuciones con pocas diferencias en operaciones a la vista, pero si su intención es depositar sus ahorros por un período relativamente amplio y estable, las compensaciones monetarias empiezan a diferenciarse; en algunos casos puede beneficiarse de interesantes ventajas no dinerarias (regalos) que, en alguna medida, suponen un cierto incumplimiento de los acuerdos tácitos.
Si se trata, por ejemplo, de comprarse un coche nuevo, bien porque desea sustituir su viejo modelo o porque desea comprarlo por primera vez, la estrategia comercial con la que deberá negociar será ligeramente distinta. Por razones de brevedad expositiva analicemos al comprador inexperto: su conocimiento previo del mercado será probablemente reducido y es posible que, dentro de un cierto segmento del mercado –utilitarios, polivalentes familiares, etc-, se deje influir por la novedad, el consejo de algún amigo o la habilidad del vendedor, pagando los precios del mercado, fijados en gran parte bajo condiciones de liderazgo. Si, por el contrario, es un conductor veterano, con experiencia en marcas y modelos, su actividad ante el mercado será distinta, y tendrá una capacidad negociadora mayor, especialmente en la valoración de su viejo coche. Finalmente, determinados distribuidores valoran a precios distintos un coche usado idéntico, al tener en cuenta el tipo de coche nuevo que se va a comprar, si supone un cambio de marca, la obtención de un nuevo cliente o simplemente de acuerdo con la evolución de la cifra de ventas del distribuidor.
Elementos todos ellos de una cierta competencia sin precio, que pueden benerficiar a un comprador experimentado. Como simple consumidor, si decide adquirir sus viene de consumo final en algunos de los comercios de gran superficie que han surgido en las afueras de las ciudades, puede encontrarse que le ofrecen productos de consumo corriente, como cerveza, leche, agua mineral, etc, a precios más bajos que los habituales, pero generalmente de marcas blancas. Se trata en definitiva de ofertas planteadas por oligopolistas que, para aumentar sus ventas, venden sus excesos de productos fuera de sus zonas geográficas de influencia, a precios más bajos, o tratan simplemente de introducirse de forma progresiva en nuevos mercados.

TERMINOLOGÍA BÁSICA

Oligopolio: Estructura del mercado cuando la oferta o la demanda están formadas por un número reducido de agentes económicos.

Duopolio: Caso extremo de mercado oligopolistico en el que existen dos únicos agentes rivales entre sí.

Cártel: Forma específica con que se denomina un mercado oligopolistico cuando existe un acuerdo colusivo entre todos los oligopolistas, que puede adoptar diversas formas y abarcar a distintos aspectos del mercado.

Acuerdo entre caballeros: Forma tácita o privada de actuar de los oligopolistas, que les permite eludir la normativa legal que prohíbe las prácticas colusivas.

Competencia sin precios: Es el tipo de competencia que aparece en un mercado oligopolistico en el que existe un acuerdo tácito o explícito sobre los precios. La pugna entre los oligopolistas se centra, en tal caso, en elementos distintos del precio, como pueden ser la calidad, presentación, asistencia técnica, etc.

Comentarios

Entradas populares