ECONOMIC HISTORY: LA TRANSMISIÓN DE LOS IMPULSOS MONETARIOS


Vamos a suponer que nos encontramos en una economía en la que el mercado de dinero está inicialmente en equilibrio, y que, con el fin de aumentar la cantidad total de dinero existente en el país, su banco central otorga un crédito a los bancos comerciales. Una vía para hacer tal concesión es la compra por el banco central de deuda pública en poder de los bancos. Otra vía es la subasta de crédito entre las entidades bancarias, concediéndolo a las que ofrezcan un tipo de interés más elevado.
La mayor liquidez con la que ahora cuentan los bancos les originará un problema de exceso de caja, sis sus deseos de mantener dinero no se han modificado. Después, los administradores de los bancos tratarán de desprenderse del dinero que les sobra, adquiriendo otros activos rentables. Supongamos que estos activos consisten en la concesión de créditos a empresas clientes de los bancos y en la compra de acciones de bolsa. ¿Qué ocurrirá?
Esto traerá consigo una reducción de los tipos de rendimiento de los créditos y las acciones. Si los bancos desean aumentar los créditos que conceden a las empresas, y si las preferencias de éstas por los créditos no han cambiado, los bancos sólo podrán conseguir su objetivo si reducen el tipo de interés que están dispuestos a exigir por tales créditos. Por otra parte, la demanda adicional de acciones ejercida por los bancos en bolsa pujará hacia arriba la cotización de dichas acciones. A medida que aumenta el precio de las acciones, los dividendos a que dan lugar representarán para los adquirientes una proporción más pequeña en el nuevo precio de las mismas. Esto significa que el tipo de rendimiento de las acciones se ha reducido.
Pero los efectos no terminan ahí. Si disminuye el tipo de interés que exigen los bancos por el dinero que prestan, las empresas están dispuestas a recurrir al crédito bancario en mayor medida y a expandir su actividad económica, ampliando su equipo productivo. La disminución del tipo de interés implica, así mismo, una reducción del coste de almacenamiento de los productos terminados. Es previsible, pues, que las empresas aumenten las existencias (inventarios) de dichos productos. Todo ello quiere decir que aumentará la demanda de inversión, la cual desempeña, un papel importante en la reactivación de la economía. A este mismo resultado se llega también si se sigue la pista de los efectos que se deducen del aumento de las acciones. Este auge en las cotizaciones bursátiles constituirá un estímulo para que las empresas existentes amplíen su capital emitiendo nuevas acciones o para que se constituyan nuevas empresas. Esto dará lugar a la ampliación de las instalaciones productivas que refleja una mayor demanda de inversión.
Además el aumento de la cotización de las acciones llevará a algunos de sus tenedores, que las compraron a un precio más bajo, a venderlas para realizar un cierto beneficio. Con el dinero obtenido comprarán otros activos, provocando una subida del precio de los mismos y haciendo que, igual que sucediera con las acciones, se reduzca el tipo de rendimiento de esos activos.

Comentarios

Entradas populares