ECONOMIC HISTORY: LOS FISIÓCRATAS


El objetivo de los fisiócratas era estudiar el sistema económico en su conjunto, considerándolo como un organismo que estaba determinado por unas leyes, y por lo tanto, científicamente relevantes. Pensaban que existía un orden natural de la sociedad muy parecido al que gobernaba la naturaleza física. Ahora bien, mientras el orden de la naturaleza no viene dado, es decir, situado al margen de la voluntad y de las pretensiones de los hombres, el orden de la sociedad existe en cuanto los hombres lo quieren. Si los hombres no obstaculizan el libre desarrollo de las diversas fuerzas que trabajan en la sociedad, la propia sociedad tiende a configurarse según un diseño necesario y de este modo funcionará según unas leyes que se impongan automáticamente a todos.
Los fisiócratas identifican la economía como la base de la constitución del orden natural. La sociedad será una unidad regida por leyes necesarias sólo en cuanto las actividades económicas de los hombres sean reducidas e integradas. De esta forma nos encontramos con una orientación que se anticipa al marxismo, y más concretamente a la interpretación materialista de la historia del marxismo. Para poder explicar mejor cuál es el orden natural debemos observar cuál es su entorno. Este es la Francia del siglo XVIII. Se trataba de una economía predominantemente agraria con un tipo de propiedad de la tierra señorial. La producción de la tierra era de tipo capitalista, donde existía una clase de arrendatarios capitalistas. Las actividades comerciales y manufactureras de la ciudad no eran de tipo capitalista, sino básicamente artesanales. La explotación capitalista de la tierra sugería a los fisiócratas la idea de que la dirección de tipo capitalista, fiada a la capacidad empresarial de los arrendatarios burgueses, era la más avanzada y la más deseable entre otras formas de dirección. La presencia de formas no capitalistas era considerada por los fisiócratas como el residuo de una época pasada, de una época de transición. No ocurría lo mismo con las actividades ciudadanas, donde se supone que hay una estructura artesanal como forma natural de gestión.
Fijaros que los fisiócratas se percataron de la gran fuerza transformadora del capitalismo como forma de gestión del proceso productivo en la agricultura, pero no fueron capaces de ver que las máximas posibilidades del capitalismo estaría en la industria y no en el campo.
Para los fisiócratas la tarea histórica del capitalismo consiste en una ampliación, que hace posible, del excedente, y por esto su presencia tiene un significado y toma una importancia económica real solamente en aquellas actividades en las cuales el excedente se forma, y dado que existe, puede ser ampliado. Su tesis, según la cual, el excedente tiene lugar solamente en la agricultura es el fundamento de otra tesis según la cual el capitalismo es un orden solamente propio de la agricultura. Ello es así no porque el capitalismo se desarrolle solamente en la agricultura sino porque la agricultura es la única actividad que produce un excedente.
El excedente tanto para los fisiócratas como para los economistas que aceptaban esta teoría, es aquella parte de la riqueza producida que excede a la riqueza que ha sido consumida en el proceso de producción. Su importancia, radica en ello, en que es la base de un consumo superior y por lo tanto más variado y rico.
Esta teoría del excedente es la base sobre la cual Quesnay construye el funcionamiento del sistema económico. En dicho esquema la sociedad está dividida en tres clases: la clase productora, constituida por todos aquellos arrendatarios capitalistas y asalariados que desarrollan su actividad en el ámbito de la agricultura y cuyo trabajo es productivo. Después está la clase estéril constituida por todos aquellos que ejercen su actividad al margen de la agricultura y cuyo trabajo no es productivo, es decir, estéril, no porque no sea útil, sino porque no produce excedentes. Por último, está la clase de propietarios de tierras que no desarrolla ninguna actividad económica y que posee el derecho a la percepción de la renta, es decir a todo el producto neto.

Comentarios

Entradas populares