ECONOMIC HISTORY:EL DILEMA DEL PRISIONERO


El tipo de interés es como cualquier otro precio, un fenómeno del mercado y no un peaje que imponen los banqueros al público (a pesar de lo que podamos pensar a veces). Para ello vamos a ver el ejemplo del caso del prisionero de los caramelos perecederos.
Supongamos que en una celda hay un prisionero que recibe semanalmente una caja con 100 caramelos perecederos. Nos centraremos en dos semanas consecutivas. La primera recibe el nombre de hoy y la segunda semana recibe el nombre de mañana. Nuestro prisionero dispone de una posibilidad de consumo que es de 100 caramelos hoy y 100 caramelos mañana. El prisionero no puede guardar caramelos hoy para consumir mañana, porque suponemos que son perecederos y no mantienen una mínima calidad con el paso del tiempo. Por supuesto, el prisionero no puede consumir hoy lo que se le entregará mañana. En su celda está condenado a consumir cada semana una cantidad igual a la que se le entrega: 100 caramelos cada vez (podría consumir menos, pero esto sería un desperdicio).
En la celda ingresa ahora un segundo prisionero, que también recibe semanalmente una caja de 100 caramelos perecederos. El primer prisionero tiene la posibilidad de llegar a un acuerdo con este compañero para intercambiar caramelos de hoy por caramelos de mañana y modificar así la relación rígida que hasta ahora existía entre caramelos recibidos y caramelos consumidos cada vez. Si los gustos de ambos prisioneros son diferentes, dicho intercambio puede realizarse en beneficio de ambos. Por ejemplo, que al primer prisionero le es absolutamente igual consumir 100 caramelos hoy y 100 caramelos mañana, que 101 hoy y 99 mañana; en cambio, al segundo le es indiferente comer 100 hoy y 100 mañana o 101 hoy y 99,5 mañana. Con respecto a su nuevo compañero, el primer prisionero valora relativamente más el consumo presente que el consumo futuro. Para obtener hoy un caramelo adicional está dispuesto a renunciar a un caramelo mañana, mientras que el segundo solo renunciaría a medio. Esta relación de intercambio entre caramelos de mañana y caramelos de hoy (1 por 1 para el primero y 0,5 por 1 para el segundo), que sirve para modificar la distribución temporal del consumo de cada prisionero sin modificar sus respectivos niveles de bienestar, se denomina la relación marginal de sustitución: la relación marginal de sustitución del primer prisionero es 1; la del segundo es 0,5. La relación marginal de sustitución es una relación que no es constante para cada individuo, sino que cambia con el consumo presente y futuro de caramelos. Este ejemplo muestra que la posibilidad y el deseo de intercambiar en el tiempo poder de compra generan un tipo de interés.

Comentarios

Entradas populares