HISTORY OF SPAIN: EL CARLISMO


La razón superficial del inicio de las guerras carlistas fue la dinástica, entre los partidarios de la legitimidad dinástica de la figura de D. Carlos, hermano menor de Fernando VII y los partidarios de Isabel, la hija de dos años de edad que Fernando deja como heredera, basándose en la Pragmática Sanción. La razón profunda es la existencia de una reacción realista que se opone a cualquier reforma por moderada que sea, como el Estatuto Real que la regente María Cristina, necesita transaccionar con las fuerzas políticas para salvaguardar el trono a la futura Isabel II.
Los carlistas representaban las ideas más reaccionarias y conservadoras, amparados bajo la teoría de la legitimidad del ejercicio, teoría según la cual a la legitimidad dinástica había que unir la legitimidad moral, basada en la unión del Trono y el Altar. El carlismo reúne en su seno el componente religioso encabezado por la parte más reaccionaria del clero, junto con un componente económico, el de las regiones forales, la lucha del agro contra la urbe, de la baja aristocracia y sus implicaciones en el seno de sociedades rurales y patriarcales, en definitiva, nostálgicos del Antiguo Régimen, que temen perder todos sus privilegios frente a las reformas liberales.
Por otro lado, los liberales intentan la liquidación del Antiguo Régimen, a través de la senda constitucional, de la supresión de los privilegios, de las reformas políticas, de la Hacienda, desamortizaciones de órdenes religiosas, supresión del diezmo, del señorío, de la inquisición, reformas administrativas,…. Medidas todas ellas tendentes a garantizar las libertades individuales, a salvaguardar la propiedad privada, vigilar el cumplimiento de los contratos, permitir la libre concurrencia económica, la división de los tres poderes, o la libertad de imprenta.
La zona principal de predominio carlista coincide con los escenarios de la guerra, que se centra en: el País Vasco (Bilbao, San Sebastián), Navarra (Pamplona, Estella) y Cataluña. También en Galicia, Santiago de Compostela fue una ciudad dominada por el carlismo, y en definitiva una franja que va desde Galicia, pasando por Asturias y Santander, hasta Cataluña. Además hay focos salpicados en Extremadura y en Cádiz. Pero el bastión más importante es el de las provincias vascas y navarras que poseen fueros que tienen que defender con más firmeza.

Comentarios

Entradas populares