HISTORY OF SPAIN:EL ANFITEATRO ROMANO DE ITÁLICA


El anfiteatro romano de Itálica, Sevilla, fue construido en el siglo I d.C. Aunque está muy deteriorado todavía podemos apreciar su estructura oval rodeado de gradas. El arte romano fue un arte eminentemente urbano, en el que la ciudad tiene un papel fundamental como centro de la vida pública y como eje de la actividad comercial del imperio. La ciudad se organizaba en base a dos grandes calles: el cardo, que era el eje norte-sur, y el decumanus, que era el eje este-oeste. En el cruce de ambas calles se situaba el foro, un lugar espacioso donde se situaban los edificios más importantes. Los romanos conciben todas sus construcciones con un sentido utilitario y práctico. Por ello, en las ciudades romanas adquirieron mucha importancia los edificios públicos para la celebración de espectáculos.
El anfiteatro era el lugar destinado a los espectáculos de lucha de animales, lucha de gladiadores o luchas circenses. Tenían una planta ovalada con arena en el centro para la celebración de las luchas. A veces, disponían de una zona subterránea en el centro para las fiera y para la ubicación de otras dependencias. El anfiteatro estaba de un graderio en el que se situaba el público asistente. A diferencia de los griegos, el graderio no estaba excavado en el terreno sino construido directamente. Las gradas se apoyaban sobre un bloque de hormigón, en cuyo interior se disponían corredores abovedados para la entrada y salida de los espectadores.
En España se conservan importantes conjuntos arquitectónicos. Sobresalen, además del de Itálica, las ruinas de Mérida en las que destaca el teatro construido en el siglo I, y el conjunto romano de Tarragona. Además, los romanos construyeron en España importantes obras de ingeniería como el acueducto de Segovia, el puente de Alcántara o la red de calzadas que unían ciudades como Itálica, Mérida y Córdoba, entre otras.

Comentarios

Entradas populares