HISTORY OF SPAIN:LA SOCIEDAD AGRARIA ESPAÑOLA A FINES DEL XIX


Los cambios que experimentó la economía española a lo largo del siglo XIX transformaron profundamente la sociedad, que a principios de siglo tenía todas las características de una sociedad preindustrial del Antiguo Régimen. Sin embargo, la sociedad resultante no era aún la propia de un país de economía industrial capitalista desarrollada.
Si analizamos algunos indicadores relacionados con el tipo de ocupación de la población activa y con el nivel de alfabetización veremos que todavía estamos en una sociedad de Antiguo Régimen. Vamos a analizar tres de ellos, que constituyen signos muy claros de una sociedad no desarrollada:
• Hay porcentaje elevadísimo de población activa agraria: el 72% de la población activa en 1877.
• Dentro del sector activo industrial de 1877 hay un elevado porcentaje de trabajadores en pequeños talleres –artesanos- que representaun un 10% de la población activa total, mientras que tan sólo un 3% de la población activa total trabaja en industrias modernas.
• El índice de analfabetismo pasa del 72% del total de la población en 1877 al 59% en 1910. Estas cifras ya nos indican una sociedad básicamente agraria no desarrollada y presentan diferencias importantes con respecto a otros países de Europa occidental, donde en 1901 el porcentaje de analfabetos en Francia era de un 16% y en Italia en 1920 un 26,8%.

LA SOCIEDAD AGRARIA
Los porcentajes de población activa agraria prácticamente no bajan del 70% en todo el período que precede a 1914, en una época en que buena parte de los países de Europa occidental no alcanzaban el 50% e incluso Italia ya no llegaba al 60%.
Dentro de esta masa de población agraria el peso de los no propietarios era enorme. En 1877 de un total de población activa agraria de unos cinco millones de personas, había más de dos millones que eran jornaleros o braceros y cerca de 600.000 eran sólo aparceros o arrendatarios. Los restantes podrían ser considerados propietarios. El análisis de las contribuciones rústicas que se pagaban entre 1883-84 permite distinguir tres grupos diferenciados:
• Hay unos 19.000 grandes propietarios
• Hay 144.982 propietarios medios
• Hay 3.934.000 pequeños propietarios.

¿Cuáles son los problemas agrarios? Observamos que a finales del siglo XIX debía existir en España un sector muy numeroso de la población agraria que vivía en una situación económica que no llegaba a la supervivencia. Este grupo estaría integrado por:
• Los pequeños propietarios poseedores de cantidades insuficientes de tierra en la que intentaban practicar una agricultura de autoabastecimiento casi siempre insuficiente. Este sector se encontraba prácticamente excluido de los canales normales de distribución y consumo de mercancías.
• Los arrendatarios y aparceros de pequeños lotes de tierra que se hallaban en situación aún peor que los pequeños propietarios
• Los jornaleros y braceros sujetos a durísimas condiciones de trabajo donde primaban los salarios bajos en las temporadas en que había trabajo.
En conjunto, uniendo estos tres grupos, se delimitaría un grupo de población formado por casi cinco millones de personas, con sus correspondientes familias, que dependen de la agricultura pero que apenas logran sobrevivir. Esta situación era grave porque afectaba a una parte importante de la población de España, que en esta época se acercaba a los 18 millones de personas.
Dentro de este panorama de miseria agraria generalizada el escalón más bajo lo ocupaban, con toda seguridad, los obreros agrícolas de las zonas latifundistas, especialmente los de la Andalucía baja.

Comentarios

Entradas populares