ECONOMIC HISTORY:DINERO NEGRO


En la economía irregular hay unas grandes sumas de dinero denominado “negro” que no es declarado a efectos del patrimonio o del impuesto sobre rentas de capitales o de personas físicas. Parte de este dinero queda ocioso en cajas fuertes y los propietarios prefieren aceptar que la inflación rebaje su valor antes que arriesgar su control por el fisco. En otros casos se buscan inversiones impermeables a la detección de las autoridades fiscales, tal como obras de arte, oro en lingotes o en monedas que son formas no productivas de mantener el patrimonio, en el sentido de que no contribuyen al crecimiento de la economía.
La economía irregular se sostiene porque los precios que rigen en ella son inferiores a los que hay en la economía formal, pero eso no implica ni una mayor productividad ni es ninguna virtud. La competitividad y solidez de la economía de un país debe medirse a nivel internacional a través de las conquistas y mantenimientos de nuevos mercados. Para ello es esencial invertir en investigación y desarrollo e incorporar los avances tecnológicos a los procedimientos productivos con eficacia y rapidez, y es precisamente esto lo que suele estar fuera del alcance de la economía irregular. Para las empresas que trabajan en este sector no es fácil obtener capital ni recurrir al crédito bancario.
Por eso, con excepción de actividades intensivas de mano de obra y en las que no es fácil la introducción de innovaciones relevantes, es difícil que crezcan las empresas que se mueven en la economía irregular.
Dada la estrecha relación de la economía irregular con la economía oficial, el crecimiento de la primera se hace a expensas de la segunda, de tal forma que la vitalidad de la economía irregular no significa fortalez de la economía en su conjunto. Por otro lado, la economía irregular implica un descrédito de la regulación vigente y de la autoridad que la ha emitido, así como un debilitamiento de los lazos de solidaridad y del consenso moral que dan estabilidad a la sociedad. Como hemos dicho, la economía irregular es una forma de desobediencia civil que descohesiona al país que la padece. La interacción entre el sector oficial y el irregular, en la medida en que reduce el ámbito de actuación del primero y hace aumentar el paro registrado, hace también que sea más costoso el intento de acabar con el segundo por la vía de la represión. No se dan incentivos para que aumente la actividad económica registrada y se corre el riesgo de acabar con la ocupación laboral provocando simultáneamente una mejora de las redes que vinculan y hacen cómplices a las empresas y particulares que operan en ella. La economía irregular se hace más impermeable a las pesquisas inspectoras, de lo cual se derivan más estímulos para entrar en ella.
Finalmente, si la dejamos a sí misma, la economía irregular puede mantener su expansión si solo se la combate con medidas represivas y subsisten los factores que la han generado. La inacción del sector público equivale a la aceptación de ese proceso y, por otra parte, si los medios de comunicación se hacen eco de esa pujanza sin que la autoridad económica intervenga, se entiende que es impotente para atajarla o que la considera preferible a los problemas que crearía su ausencia.

Comentarios

Entradas populares