EUROPEAN HISTORY: LOS NACIONALISMOS DE EUROPA DEL ESTE


En la Europa del Este el nacionalismo ha pasado por diferentes etapas. Estas son las que vamos a describir a continuación.
En el Congreso de Viena de 1815 prácticamente toda la Europa del Este fue dividida entre tres imperios. Los pequeños estados, supervivientes de la fragmentación medieval, fueron absorbidos. Los tres imperios mostraron una indiferencia sopina al hecho nacional. Cada imperio se basaba en una monarquía y en una religión: el islamismo sunita, el catolicismo contrarreformista y el cristianismo ortodoxo. Fe y dinastía se consideraban los fundamentos naturales del orden político. Dentro de cada imperio había diversidad de etnias, pero esto no fue un obstáculo para su viabilidad política. Además, muchas étnias no tenían conciencia de pertenecer a grupos diferenciados. Muchos grupos se basaban más en la estructura social que en el territorio. Estaban asociados a una determinada función social y económica más que a una tierra en concreto.
Esta situación empezó a cambiar. El principio nacionalista que proclamaba que el fundamento legítimo del estado era la nación, aglutinaba cada vez más seguidores. En la Europa oriental, los magiares triunfaron mientras que los polacos no. Muchas etnias se beneficiaron de la debilidad del Imperio Otomano y adquirieron diversos grados de independencia. Mientras, los alemanes e italianos logran la unificación. ¿Por qué cambió esta situación? Es el surgimiento de un nuevo orden socioeconómico aportado por la industrialización. Una estructura social social estable es reemplazada por una sociedad de masas.
Hacia 1918 el nacionalismo se halla en su máximo esplendor. Los tres imperios estaban al borde del colapso. Tanto en el Imperio Otomano como en al Austro-Húngaro el nacionalismo se hallaba victorioso. Las nuevas naciones invocaban la nación como su principio legitimador, pero al mismo tiempo, estaban tan acosadas por la diversidad, y por la conflictividad étnica como sus predecesores imperiales. Los estados eran más pequeños y por lo tanto más débiles.
A lo largo de los años cuarenta la complejidad étnica de Europa oriental fue simplificada primero por Hitler y después por stalin. Ahora imperaban métodos brutales, genocidios y traslados forzosos. Fueron años de asesinatos y de exilios étnicos. Así, ciertas sociedades anteriormente plurales se hicieron más homogéneas, como es el caso de Polonia o de Chequia.
La última estapa que ya ha empezado parece que es más benigna que las anteriores ya que no existe tanta hostilidad entre grupos culturalmente distintos. Parece que las diferencias entre los grupos sean fonéticas más que semánticas.

Comentarios

Entradas populares