HISTORY OF SPAIN:"La emisión de dinero durante la Guerra Civil española"


Al iniciarse la Guerra Civil tuvo lugar un atesoramiento por los particulares de las monedas de níquel, de cobre y, sobre todo de plata. Esta monedas tenían un valor nominal que oscilaba entre las 0,05 y las 5 pesetas; constituían las unidades de valor inferior, base de las transacciones corrientes del comercio al por menor; al comienzo de la guerra, un kilo de pan costaba 0,75 pesetas y un periódico 0,10 pesetas. Como primera solución de emergencia, muchos comerciantes daban el cambio a sus clientes con unos vales con su sello o firma, aceptados por la confianza que merecía el propio comerciante. Este sistema de producción privado del dinero, muy similar al sistema de emisión de recibos desarrollado por los orfebres en la Edad Media, no fue un sistema en el que se diera la convertibilidad de unos dineros en otros.
Esto obligaba a la gente de un mismo municipio a llevar en sus bolsillos un verdadero mosaico de vales. Ante tal desbarajuste, las autoridades municipales procedieron a la emisión de sus propios dineros, que declararon de circulación local obligatoria. Ésta fue una solución que ya había sido aplicada en otros países durante la Primera Guerra Mundial.
Los comercios particulares y los ayuntamientos no fueron los únicos que efectuaron emisiones monetarias durante la Guerra Civil española. Entre otros emisores cabe citar a los sindicatos, cooperativas, economatos y muchos otros colectivos. La gran mayoría de este tipo de emisiones se realizaron en Catalunya.
Los materiales utilizados para la fabricación de los signos monetarios de circulación local no fueron solamente el papel de diversas variedades: también se empleó el cartón, la madera contrachapada, el latón y muchos otros materiales. Esta diversidad era consecuencia de la escasez de materias primas, que obligaba a los organismos emisores a utilizar en cada momento los materiales disponibles.
Los textos que figuran en los billetes de emisión local muestran una gran variedad, sobre todo en los emitidos en la zona republicana, en la que las diversas comunidades gozaban de gran autonomía. En esta zona, tanto en los textos como en la temática ilustrativa abundan los símbolos republicanos y revolucionarios, incluyendo el cambio del nombre de poblaciones con connotaciones religiosas o monárquicas. Por ejemplo, había billetes emitidos en Pins del Valles, nombre cambiado de Sant Cugat del Vallés.

Comentarios

Entradas populares