ECONOMIC HISTORY: LOS FALLOS DEL MERCADO


Para que el sistema competitivo resulte inmejorable en términos de eficiencia se precisa que se satisfagan ciertos requisitos sin cuyo cumplimiento el resultado deja de ser cierto. De entre los requisitos necesarios destacan el de la existencia de mercados para los bienes y el de la inexistencia de efectos externos. Cuando hay bienes para los cuales no existen mercados en los que poder realizar las transacciones, y cuando los agentes individuales están ligados por ciertos tipos de interdependencia a los que se denominan efectos externos, el mecanismo competitivo deja de ser eficiente y es preciso buscar soluciones, en forma de intervenciones gubernamentales, o de diseño institucional, que sirvan para “parchear” el mercado en busca de la eficiencia que éste no puede lograr por sí mismo. El mercado también puede fallar por otras causas, las que reciben el nombre de imperfecciones del mercado. Pero lo que nos interesa ahora es la definición de los efectos externos.
La economía es una ciencia, eso parece, de caracter “individualista” en el sentido de que son los agentes individuales (familias, empresarios, etc) los que constituyen el pilar básico de su análisis. Además, los economistas analizan a los agentes individuales de forma un tanto particular ya quw suponen que cada uno toma sus decisiones económicas siguiendo un planteamiento racional y persiguiendo su propio interés individual. No todas las interrelaciones entre los agentes económicos constituyen efectos externos con la misma consecuencia. Hay interrelaciones muy importantes, que aparecen reflejadas en los precios y otras que presentan como característica fundamental la de no verse reflejadas a través de los precios que se establecen en los distintos mercados. El primer tipo de interrelaciones se llaman efectos externos pecuniarios que no son fallos de mercado. El segundo tipo de efectos externos (los tecnológicos) constituyen un verdadero problema económico: la contaminación, la congestión y el deterioro del medio ambiente son ejemplos de este tipo de fenómenos que surgen, casi siempre, a causa de la inexistencia de derechos de propiedad claramente definidos acerca de los recursos de importancia económica.
Pensemos por un momento en la interdependencia entre agentes económicos: un agricultor produce melocotones y un apicultor dedicado a la producción de miel. Si las abejas extraen el néctar de las flores el productor de miel está experimentando un efecto externo beneficioso. Encontraríamos muchos más ejemplos. Uno de los agentes ocasiona con su actividad beneficios o perjuicios al otro. El agente afectado tiene su actividad productiva sometida a variables que están fuera de su control y no hay nada que incentive ni obligue al agente generador del efecto externo a tener en cuenta en sus decisiones el beneficio o daño que con su actividad ocasiona al otro agente. Muchas veces los agentes afectados son los consumidores. Uno de los ejemplos típicos sería el de la contaminación, o deterioro del medio ambiente. las familias que viven en las cercanías de una papelera o una empresa química sufren un deterioro de su bienestar como consecuencia de la eliminación de residuos resultantes de la actividad productiva en el aire o en el agua. http://spainteacheroscar.podomatic.com

Comentarios

Entradas populares