ECONOMIC HISTORY:EL CUARTO KONDRATIEFF


Bajo esta enigmática expresión se conoce el final de la larga etapa de expansión que caracterizó a la evolución de la economía mundial desde el fin de la segunda posguerra hasta 1973. Este nombre deriva del economista soviético Nikolai Dmitrievich Kondratyev, conocido como Kondratieff en Occidente, quien en 1922 publicó un famoso trabajo en el que sostenía que la vida económica está sometida a una evolución cíclica a largo plazo. Etapas de prosperidad, depresión y recuperación se suceden a lo largo del tiempo con una duración de 40-50 años. Kondratieff pensaba que el sistema capitalista estaba sometido a esas oscilaciones y que a la crisis y depresión iniciada en 1914-16 seguiría una recuperación, tesis que negaba la afirmación de los dirigentes soviéticos sobre la crisis y desintegración del sistema capitalista. Ya fuese por ésta o por otras circunstancias políticas, el hecho es que Kondratieff terminó siendo deportado por Stalin a Siberia, donde murió.
Desde la difusión de sus trabajos, la tesis de los “ciclos largos” ha suscitado una amplia literatura, que la crisis de los años stenta intensificó. Kondratieff no ofreció una explicación satisfactoria de estos movimientos. La primera teoría elaborada fue la de Schumpeter, quien suponía que los “ciclos u ondas largas” se explican por la aparición y difusión de las innovaciones que alteran radicalmente el proceso productivo, provocan el envejecimiento del equipo capital instalado y alientan la realización de inversiones masivas, que dan origen a la recuperación y al auge subsiguiente. La aparición de esas innovaciones es desigual en el tiempo y se acumula en él, lo que explica la marcha irregular y las alzas del proceso económico. Schumpeter creyó que los grandes auges vividos por la economía mundial hasta el tiempo en el que realizó sus investigaciones (1939) habían sido: primero, la Revolución Industrial de 1790 a 1810-17, dominada por la máquina de vapor, el carbón, la industria textil y el hierro como sectores líderes e intérpretes del auge; segundo, la revolución burguesa asociada a la generalización del ferrocarril (de 1850 a 1870); tercero, la etapa neomercantilista vivida de 1890-95 a 1914-16, en la que la energía eléctrica y el automovil constituyen las innovaciones decisivas. El “cuarto Kondratieff” va de 1935 a 1973, con el paréntesis de la Segunda Guerra Mundial. En él, los bienes duraderos de consumo (automóviles, electrodomésticos, turismos, viajes, vivienda) alientan un crecimiento excepcional de los complejos de las industrias química, metálica y electrónica, que están detrás de la gran ola de prosperidad de 1951-73. Su fin llega cuando la revolución de los precios de 1972-74 conmociona los datos (costes y precios relativos, demanda de los mercados) de unas industrias que ya estaban funcionando con baja productividad, que comenzaban a mostrar una saturación de sus mercados y un exceso de capacidad en sus instalaciones, al menos desde el años 1967.

Comentarios

Entradas populares