ECONOMIC HISTORY:LA PARADOJA DE LA AUSTERIDAD


Un país que no ahorra no podrá dotar a sus trabajadores -industriales, agrícolas o de servicios-, el capital necesario para mejorar la productividad. El ahorro es condición para la inversión, ya que la inversión otorga a cada trabajador un instrumental que le permite producir lo mismo que antes producían dos o tres trabajadores.
Por otro lado, un país que no consume puede encontrarse con capitales sobrantes y estar haciendo un sacrificio excesivo para mejorar el nivel de vida de sus ciudadanos futuros. Hay una norma de ahorro elaborada por Ramsey en los años veinte que nos dice que debemos invertir hasta el punto en que el sacrificio adicional que ha de realizar la generación actual, por una renuncia al consumo, no sea superior al beneficio que va a obtener la generación siguiente. El esfuerzo inversor no tiene que sacrificar a los pobres de hoy en favor de los que serán ricos mañana: renunciar a una parte de consumo ha de ser menos difícil a las generaciones más ricas que nos sucedan.
¿Se acerca el ahorro total de un país a ese ahorro óptimo? El ahorro total es la suma del realizado por las familias, las empresas y el Estado. Si el ahorro de las familias se colocara solo en negocios familiares, se igualía a la inversión porque la decisión de ahorrar vendría dada por las necesidades del negocio. Ahora bien, un ahorro elevado significa menor demanda de bienes de consumo, que no se verá compensada por la inversión si esta es reducida. En poco tiempo los ahorros realizados se ajustarán a estas decisiones de inversión a través de una disminución de los ingresos recibidos por las familias. Ésta es la llamada “paradoja de la austeridad”; si todo el mundo ahorra, se ahorra menos. Por este motivo, cuando la inversión es muy limitada, si el gobierno estimula el consumo, puede estimular el ahorro que se lleva acabo. Al revés, si frena el consumo para estimular el ahorro, puede perjudicar el ahorro efectivo. ¿Porqué ocurre esta paradoja? Si no hay inversión y no hay consumo, el empleo y la renta del país serán bajos y todos los deseos de ahorro que empezaban a manifestarse no se podrán realizar. El seguro del desempelo y algunos programas redistributivos han permitido solucionar en parte esta posibilidad de deterioro económico

Comentarios

Entradas populares