ECONOMIC HISTORY:MODELO ECONÓMICO CLÁSICO VERSUS EL KEYNESIANO


Desde el punto de vista del pensamiento económico, el apelativo de “clásicos” se utiliza para nombrar al conjunto de economistas anteriores a la Revolución Marginalista (1871-1874). De entre este amplio y heterogéneo conjunto de economistas clásicos podríamos destacar a Quesnay, A.Smith, Ricardo y Marx. Sin embargo, la teoría económica actual, y más concretamente la macroeconomía, al utilizar el término “modelo clásico” no se refiere especificamente a aquellos autores. Por el contrario, por modelo clásico se entiende aquel conjunto de definiciones, relaciones y supuestos genéricos de carácter macroeconómico (que se podrían atribuir tanto a economistas de la época clásica como de la actual) conducentes, básicamente, al siguiente tipo de proposiciones sobre la economía del mercado:
existe un sistema de precios y de intercambios entre los agentes de una economía que permite un equilibrio donde todos los recursos productivos se utilizan plenamente.
este equilibrio es estable, es decir, una economía de mercado que sufra cualquier perturbación que la aleje del equilibrio de pleno empleo, retorna siempre al mismo. Ello gracias a la flexibilidad de los precios (entre los que se incluyen los salarios) que se modifican hasta hacer desaparecer cualquier exceso de oferta o de demanda.
estos equilibrios son “óptimos”, en el sentido de que no pueden encontrarse otros sistemas de precios y de intercambios que sin empeorar la posición de ningún agente económico mejoren la de alguno.
la renta y la producción corriente de un país están globalmente determinadas por la disponibilidad de recursos (oferta de trabajo, recursos naturales,..) y la habilidad para combinarlos productivamente (tecnología). Es decir, la demanda no ejerce un papel limitador de la producción corriente.
el Estado debe abstenerse de intervenir en economía, favoreciendo al máximo la libertad de mercado.
Por contrapartida a este “modelo clásico” podemos formular las proposiciones básicas del “modelo keynesiano”:
junto a los equilibrios de pleno empleo, existen también posiciones con desempleo en las cuales la economía puede instalarse de forma duradera. En sentido amplio, podemos denominar a estas posiciones “equilibrios con desempleo”.
las economías de mercado no tienden necesariamente al pleno empleo. Los supuestos mecanismo automáticos de corrección del desempleo o son inexistentes o su fuerza es demasiado débil para que pueda confiarse en ellos. Una de las razones para que así ocurra es la presencia de rigideces en las variaciones de los salarios, precios y/o tipos de interés.
un de las principales consecuencias de la existencia de equilibrios con desempleo es que la economía puede instalarse en posiciones no óptimas en las que se produce un despilfarro de los recursos productivos.
la renta y la producción corriente de un país estás determinadas por la demanda efectiva que recibe la economía, dentro de los límites de su capacidad productivas. Es falso, por lo tanto, que toda oferta cree su propia demanda.
la intervención del Estado en la economía, a través de la política fiscal y monetaria, es necesaria para intentar mantener o restablecer el pleno empleo.
Así pues, los modelos clásico y keynesiano constituyen los dos esquemas paradigmáticos contrapuestos que intentan explicar el funcionamiento agregado de la economías de mercado. Frente a la confianza del modelo clásico en los mecanismos del mercado para conducir a la economía al pleno empleo sin la intervención del Estado, el modelo keynesiano enfatiza la debilidad de dichos mecanismos, la importancia de la demanda efectiva frente a la capacidad productiva y la necesidad de la beligerancia del gobierno en materia de política económica. Lógicamente, los modelos clásico y keynesiano representan solo los dos grandes esquemas del pensamiento macroeconómico. Junto a ellos podemos encontrar numerosos modelos y corrientes analíticas que matizan, modifican algunos aspectos de estos modelos básicos. No obstante esto, siempre es relativamente posible clasificar estos modelos o corrientes en alguno de los dos grandes bloques, clásico y keynesiano.

Comentarios

Entradas populares