ECONOMIC HISTORY:UNA ECONOMÍA GLOBAL


Podríamos definir la economía global como un sistema económico en el cual las fronteras estatales no son el márco básico de la actividad económica. Después de la Segunda Guerra Mundial, la liberarización de un número creciente de sectores a través de diversos acuerdos produjo una explosión de la economía internacional. Durante los últimos años, la desintegración del bloque del Este, y el formidable crecimiento de China han creado unos mercados gigantes que hasta ahora estaban cerrados. La globalización de la economía se hace evidente en tres aspectos:
La práctica del registro legal de las empresas en otros paises que no son el suyo de origen, generalmente en estados de pequeñas dimensiones, muy generosos desde el punto de vista fiscal (Panamá, Liechtenstein).
La existencia de multinacionales, empresas registradas en un país que tienen filiales en otros países del mundo.
La mundialización del comercio, la producción y las finanzas. Hasta hace muy pocos años, los países occidentales monopolizaban la producción, la exportación y el consumo de productos. Hoy, estos procesos son universales. Algunos países como Singapur, Core del Sur, China, Brasil, India, etc, experimentan procesos de desarrollo muy rápidos, que los permiten convertirse en algunos de los principales exportadores de manufacturas y en un mercado deseable para todo tipo de empresas.
El mundo actual se configura como un marco global en el interior del cual nuestra cultura, nuestra mentalidad, nuestra ideología se encuentran afectadas por decisiones y sucesos que se producen en diferentes puntos del planeta.
Desde el año 1970 hasta el año 2002 los intercambios mundiales de mercancias y servicios han conocido el crecimiento más intenso de la historia ya que en estos treinta años se ha multiplicado por diez. Los flujos comerciales no han parado de crecer desde 1970, con excepción de las crisis de 1975 y 1982. Hay diversos factores que explican este boom del comercio: el aumento de la renta per capita en todo el mundo; la mejora económica de determinados países en vías de desarrollo; el crecimiento de las multinacionales y su expansión hacia otros países y la firma de acuerdos que liberalizan el comercio a nuevos productos.
La mundialización de los intercambios ha sido la causa del crecimiento de los flujos financieros, ya que cada vez se necesitan capitales mayores para efectuar las transacciones comerciales y hacer inversiones al extranjero. A pesar de ello, una de las características de la nueva economía es que cada vez mas, los flujos financieros no son pagos por un servicio, sino un fenómeno especulativo, de acuerdo con el cual se compran monedas con tendencia a subir y se venden las que están a punto de perder su valor. Se calcula que más del 90% de los intercambios de monedas no tienen ninguna relación con el comercio y la inversión.
Otro factor a tener en cuenta es que podemos hablar de un proceso de producción mundial. En primer lugar, las multinacionales tiene un gran poder económico: su facturación conjunta supera el PIB de Estados Unidos y las 37.000 multinacionales que hay actualmente controlan la actividad de 170.000 empresas. En segundo lugar, está surgiendo una nueva división internacional del trabajo. Por un lado, se ha roto la división tradicional entre países desarrollados productores de manufacturas y países subdesarrollados exportadores de materias primas. Actualmente el 70% de las exportaciones de los países subdesarrollados corresponden a productos manufacturados. Asistimos a una nueva especialización productiva: por un lado, los países desarrollados en industrias que demandan grandes inversiones en tecnología y una cualificación elevada de los trabajadores, y por otro lado, los países subdesarrollados en industrias poco cualificadas (textiles, juguetes, electrónica de consumo, etc) y que requieren escasas inversiones. Por último, las multinacionales están desarrollando un proceso interno de división del trabajo a través de la instalación de cada una de las fases de la producción en los países que ofrecen mayores ventajas de salarios, cualificación profesional, etc.
Añadir que la globalización de la economía no habría sido posible sin la reducción de precios de las materias primas y de la energía, ni sin los cambios espectaculares que se han producido en los transportes y las comunicaciones.

Comentarios

Entradas populares