EDITORIAL:¿QUEREMOS ELIMINAR LA POBREZA EXTREMA?


Por primera vez en la historia, y gracias a los ejemplos de China, India y otros países asiáticos de renta baja, nos podemos plantear que es posible salir de la pobreza extrema. Además, según todas la previsiones, la población mundial se estabilizará lo cual aliviará las presiones sobre el clima, los ecosistemas y los recursos naturales del planeta que de otra forma podrían anular los beneficios económicos. Ahora bien, el progreso no es automático ni inevitable. El libre comercio no es suficiente para que todo ello pueda ser posible. Las regiones más pobres han caido en una especie de trampa en la cual no tienen los recursos financieros que les permitan llevar a cabo las inversiones en infraestructuras, educación, sanidad y otras necesidades básicas. Pese a todas las dificultades es posible acabar con la miseria si se emprende una acción global concentrada entre todas las naciones del mundo.
Tiene que surgir una nueva economía del desarrollo, en la cual los expertos tienen que desarrollar mejores herramientas para poder diagnosticar mejor los problemas económicos. Muchas veces pensamos en Occidente que la causa de la poblreza se encuentra en los gobiernos de dichos países. Se culpa también a las divisiones religiosas, las castas, falta de iniciativa empresarial, etc. Todas estas ideas han perdido crédito con el surgimiento de nuevos países que hace veinte años estaban en la más absoluta pobreza. El gobierno del país en cuestión no es el único determinante que nos marcará el desarrollo de un país ya que aparecen otros factores como los recursos naturales que son tanto o más importante que la calidad de los gobiernos. Pero también interfiere en el proceso de desarrollo la cantidad de muertes que se cobran las enfermedades tropicales.
En los últimos años el nivel de renta media ha crecido a nivel mundial. Ahora bien, dicho crecimiento ha sido desigual, lo que significa que los países pobres apenas se benefician de ello y continuan las bolsas de pobreza extrema.
¿Cómo se puede aplicar todo esto a África, el continente más castigado hoy por la pobreza? África, de entrada, no posee un sistema de riego a gran escala y de bajo coste ya que la pluviosidad es muy variable. Al mismo tiempo arrastra la carga de las enfermedades tropicales y en los últimos años del SIDA. Al mismo tiempo, el elevado coste de los transportes favorece el aislamiento económico. Aislados económicamente, estos países no pueden atraer a los inversores extranjeros, a no ser para la extracción de petróleo, gas y minerales preciosos. Como el coste del transporte es muy elevado, las regiones interiores continúan con el circulo infernal de pobreza, hambre, enfermedad y analfabetismo. Las áreas empobrecidas no disponen de ahorros con lo que financiar las inversiones que necesitarían para que la mayoría de las familias viviera al día. Los que disponen de una renta elevada, la inmensa mayoría de las veces lo que haces es sacar el dinero del país. Es trágico que los países más pobres son los exportadores netos de capital.
Ahora bien, las técnicas que permitirían superar estas dificultades y empezar con el desarrollo económico ya existen. La malaria, se podría controlar mejor, a través de mejores tratamientos médicos. Los países propensos a la sequía obtendrían mayores beneficios a través del riego por goteo. los países interiores se podrían comunicar mejor entre ellos a través de extensas autovías. Pero claro, todo esto requiere dinero.¿Porqué no cumplimos con el compromiso del 0,7 por ciento del PIB dedicado al desarrollo?http://spainteacheroscar.podomatic.com

Comentarios

Entradas populares