EUROPEAN HISTORY: EL FUTURO DE LA UNIÓN EUROPEA


A raiz de los últimos acontecimientos económicos, nos podemos preguntar por el futuro de la Unión Europea. Una cosa parece clara, el hundimiento de la UE no parece probable ya que las consecuencias económicas serían terribles para todos. Además, sería conveniente que los Estados de la UE formaran una unidad federal. Pero, ¿dónde están las presiones para esto? La UE se formá para la armonización económica. Sus “disposiciones” hacia otras funciones estatales han sido limitados. Incluso en la esfera económica, la existencia de regiones centrales y periféricas está creando una Europa “a velocidades diferentes”. Europa ha sido liderada desde los años cincuenta del siglo XX por la alianza franco-alemana, lealmente apoyada por los países del Benelux cuyas economías son inseparables de la de aquellos. Pero los británicos aún se quedan perplejos cada vez que miran el mapa. ¿Estamos en Europa, se preguntan, o en el Atlántico? Italia siguie siendo una entidad dual, Norte y Sur, con un sistema de gobierno bastante peculiar. España, después de la burbuja inmobiliaria, ha quedado reducida a cenizas, y los otros países del sur son más pobres y en estos momentos aportan problemas monetarios con el Norte; los escandinavos y Austria son tan ricos como Alemania pero muchos están a favor de políticas nacionales y exteriores más progresivas que la mayoría de sus miembros actuales. Además, Europa tiene una periferia problemática en el Este: no hay una frontera claramente delimitada y la UE no tiene una visión clara ni un programa para esta área. Y finalmente Alemania, con su reunificación a cuestas, con la tercera economía mundial tiene otra opción: jugar a la gran potencia. Parece improbable que los gobiernos alemanes elijan esta opción en lugar de la UE -a pesar de los ejemplos de los últimos meses- pero si es verdad que puede haber indicios de que Alemania pudiera resistirse a más erosión de su soberanía nacional. Además tenemos que tener en cuenta que sin el liderato de Alemania no hubiera habido UE; sin el liderato alemán, la UE no avanzará en su profundización.
Así, por lo que vemos en los últimos dos años, lo más probable es que se estanquen los acuerdos o que haya una Europa de convergencias y velocidades diferenciadas, fomentada por la entrada de nuevos miembros y por asociaciones puntuales con otros vecinos, lo cual crearía una extensión pero no una profundización.
Además, tenemos la cuestión del “déficit democrático” en las instituciones de la UE. Estas tienden a ser burocráticas más que democráticas. ¿Cómo puede controlarlas la democracia? La versión federal de la democracia exige una división clara de la soberanía entre instituciones plurales. Convertir la UE en una democracia sin transferirle algunas soberanías formales especializadas es imposible, y parace que dichas transferencias no se lleven a cabo. Por último, ¿han regresado con la nueva crisis los viejos estereotipos entre los europeos?http://spainteacheroscar.podomatic.com

Comentarios

Entradas populares