EUROPEAN HISTORY:OCCIDENTE Y LAS CRISIS HUMANITARIAS


Europa oriental ha mirado muchas veces a los europeos occidentales con esperanzas de que estos les ayudarían pero que finalmente han quedado en “agua de borrajas”. En 1848, el gobierno revolucionario de la República de Hungría esperaba conseguir el reconocimiento internacional de las potencias occidentales, pero fue rechazado. Unos años después, los polacos del Reino del Congreso del Imperio Ruso esperaban que los firmantes del Tratado de Viena les ayudaran. Finalmente Francia, Gran Bretaña y Austria redactaron un plan de seis puntos en los que decepcionaron a los polacos. Finalmente dejaron sóla a Rusia para que negociase con los polacos como ella considerase mejor. Esta ha sido la tónica de las potencias occidentales, la de mantenerse a distancia de los conflictos hasta que sus intereses no se vieran afectados. De nuevo la revolución hungara de 1956, la cual entusiasmo a la gente con la idea de que paracaidistas occidentales fueran a liberarlos. Los tanques rusos se situaron sobre Budapest ya que los británicos, los franceses y los americanos estaban demasiado ocupados en sus propias disputas sobre el Canal de Suez.
Europa Occidental ha creído que la mejor política en relación con los conflictos que no le afectaran directamente sus intereses, era la pasividad, con la esperanza  de que sus electorados nacionales estuvieran tranquilos. Si observamos el caso de la guerra civil española es sintomático. Tanto Francia como Gran Bretaña no mostraron ningún interés en ayudar a la República española. El 25 de julio de 1936, el Consejo de Ministros francés aprobó un decreto prohibiendo la exportación de armas a España. A pesar de que sabían que tanto Alemania como Italia estaban suministrando armas, hombres y otro material a los militares sublevados españoles siguieron con la idea de no intervención en los asuntos internos de España. A finales de agosto de 1936 21 gobiernos firmaron en Acuerdo de No Intervención. Tanto Francia como Gran Bretaña siguieron a rajatabla el acuerdo, cosa que no hicieron Alemania ni Italia. Francia hizo un pequeño intento de enviar armas a la República española, pero fue finalmente obligada por Londres a parar sus envios para España vía México.
Existen otros ejemplos como el sacrifico de Abisinia a la Italia fascista. Todo ello nos lleva a pensar que Occidente ha carecido y sigue careciendo de una visión mundial que esté dispuesta a defender. Lo cual ha transmitido el mensaje que Occidente tolera cualquier cosa -ampliación de imperios, intolerancia, etc- siempre y cuando no le afecten sus intereses.Sólamente está dispuesta a defender sus intereses, y de rebote a las poblaciones afectadas, cuando estos son atacados.http://spainteacheroscar.podomatic.com

Comentarios

Entradas populares