EUROPEAN HISTORY:¿PORQUÉ EL PARTIDO COMUNISTA ITALIANO NO ACCEDIÓ AL PODER?


¿Porqué el Partido Comunista Italiano, a pesar de sus éxitos, nunca llegó a gobernar Italia? A lo largo de los años se desarrollaron básicamente dos modelos explicativos de dicho suceso. Por un lado estaba lo que se llamaba “factor K”. Esta teoría nos decía que en Italia era imposible la alternancia de mayorías por el hecho de que el principal partido de la oposición era el Partido Comunista. En definitiva venía a decir que los comunistas, partido antisistema, no podían acceder al gobierno del propio sistema. Una segunda teoría, la denominada conventio ad escludendum entre todos los partidos. Esta teoría hacía hincapie en un acuerdo para-constitucional para mantener fuera del gobierno a los comunistas; pimero entre la Democracia Cristiana y sus aliados más antiguos, y después con el Partido Socialista Esta es la teoría que mejor aceptó la izquierda ya que se podía pensar que estaba motivada por razones perversas, como por ejemplo un veto del “imperialismo” americano. Si que es cierto, que de una forma u otra, el “veto” americano existía, ya que era una consecuencia de la guerra fría de la época. Pero también es cierto que el veto no era sólamente americano, sino también de todos los partidos italianos que lo suscribieron. ¿El motivo de dicho veto? El Partido Comunista italiano pertenecía a una formación internacional alineada con la Unión Soviética. Una influencia autorizada de ese partido en el gobierno italiano habría inclinado a Italia hacia el bloque soviético, con consecuencias peligrosas para los “delicados” equilibrios internacionales de la época.
por lo tanto, la no llegada al poder del Partido Comunista italiano, a pesar de sus grandes éxitos, se explica por tanto por su conexión con la Unión Soviética. Pero, ¿porqué esta conexión? Cuando el Partido Comunista italiano reaparece en la escena pública italiana, disponía del prestigio de la URSS. La URSS era expresión de una nueva sociedad, y sobre todo vencedora en múltiples campos, además de que emergía como una gran superpotencia mundial. Además, el Partido Comunista italiano disponía de una sólida estructura organizativa y de personas muy respetadas por los ejemplos dados durante la dictadura fascista. Debido a estos dos factores, el Partido Comunista no encontraron competidores fuera de la Democracia Cristiana, lo que les garantizón un crecimiento inesperado. Ahora bien, la estrategia del partido seguía siendo “revolucionaria”. Era una estrategia de espera, de “guerra de posiciones”, con un respeto temporal a los procedimientos democráticos, en espera de un ataque al frente principal. Ahora bien, a partir de los años cincuenta las cosas empiezan a cambiar. A partir de entonces la estrategia ya no fuer revolucionaria, pero tampoco llegó a ser ni reformista ni democrática. El Partido Comunista siguió atado a la URSS y no sabrá librarse de este lastre y acabará hundido por su culpa. Su estrategia de la espera pasó a ser una estrategia de acumulación de recursos políticos cuyo fin era ella misma, que ya no esperaba nada. Si hay una característica del comunismo italiano esta es la dilación. Una dilación primero orientada a la vía revolucionaria, y después una dilación cada vez más desorientada y víctima de sí misma

Comentarios

Entradas populares