HISTORY OF SPAIN:LA INDUSTRIA ESPAÑOLA EN EL XVIII


Resulta difícil evaluar la importancia de la producción industrial española a lo largo del siglo XVIII, así como la evolución del volumen de dicha producción. El censo de 1787 nos dice que en esa época el 14 por ciento de la población activa trabajaba en la industria.
El sistema de organización industrial más extendido era el pequeño taller artesano. Este abarcaba los diferentes sectores industriales y, por lo tanto, las industrias trabajaban para un mercado poco importante. Este era el sistema predominante, incluso en un tipo de industria como la textil, que era la que daba ocupación a un mayor número de trabajadores. El hilado estaba en manos de mujeres de zonas rurales o urbanas que trabajaban en casa; el tejido lo realizaban los tejedores agrupados en pequeños talleres que trabajaban con telares manuales.
En algunos casos la producción de los talleres textiles era comercializada por mercaderes que la distribuían en zonas algo más extensas que las puramente comarcales, pero en general, en España todavía escaseaba el tipo de comerciante-empresario que era ya corriente en el resto de la Europa occidental.
Por otro lado, en la primera mitad del siglo XVIII ya se advierten los primeros intentos de adaptar a España el modelo frncés de manufactura.
Existían, por un lado, las “manufacturas reales” que fabricaban -bajo control técnico y financiero del gobierno- varios tipos de productos. A veces eran artículos de lujo (tapices, cristal, porcelanas,..); otras veces se trataba de productos destinados al abastecimiento del ejército (armas); en algunos casos el Estado tomaba bajo su protección alguna industria tradicional que entraba en dificultades. En general estas empresas se caracterizaron por su escasa rentabilidad y fueron una carga para los presupuestos del Estado.
Algunos particulares se interesaron por el modelo de la “manufactura” debido a las posibilidades que ofrecía de escapar a las rutinas y controles gremiales.
La industria moderna se inició en España con la organización de las fábricas de estampados de algodón (“indianas”) creadas a mediados del siglo XVIII en Catalunya. En su origen tenían un escaso grado de mecanización, pero sus características principales ya les permitían ser equiparadas a las británicas de la misma época: concentración de telares en un mismo sitio, propiedad del dueño de la fábrica; los obreros sólo poseían su trabajo y ningún derecho sobre el producto ni las máquinas; los tejidos allí producidos pertenecían al empresario de las fábricas, que se ocupaba de su comercialización. Este tipo de industria experimentó un importante crecimiento en el período 1750-1797 especialmente en Barcelona.
Además estas industrias empezaron pronto un proceso de mecanización que fue incorporando los cambios que se introducían en las industrias británicas de la época. El estímulo que aceleró este proceso de mecanización fue la elevación de los salarios en Barcelona a fines del siglo XVIII.http://spainteacheroscar.podomatic.com

Comentarios

Entradas populares