PHILOSOPHY TODAY:Las fuentes de los errores humanos


Si la nueva lógica de la inducción ha de ofrecer el camino positivo por el que ha de discurrir el quehacer científico, antes de emprender éste se hace necesario eliminar los prejuicios que impiden al hombre un conocimiento objetivo de la Naturaleza. El entendimiento humano se halla normalmente ofuscado por prejuicios y errores. Bacon denomina ídolos a las fuentes generales de nuestros errores y distingue cuatro tipos fundamentales.
  • Ídolos de la tribu. Bajo esta denominación incluye Bacon todas aquellas inclinaciones que son comunes a la humanidad en general y que nos empujan a interpretar erróneamente la Naturaleza. Así, la tendencia que existe en todo hombre a aceptar fácilmente como verdaderas las hipótesis y explicaciones que están más de acuerdo con sus inclinaciones, deseos, etc; la inclinación natural a desechar o pasar por alto aquellos hechos que contradicen las propias teorías; la tendencia a interpretar antropomórficamente la Naturaleza, etc.
  • Ídolos de la caveran. Son aquellos errores que proceden no de disposiciones generales y comunes a todos los hombres, sino de disposiciones individuales resultantes del propio carácter y de la educación recibida, de las convicciones y hábitos individuales. (“Cada hombre -dice Bacon- posee una caverna propia que distorsiona y desdibuja la luz de la Naturaleza”).
  • Ídolos de la plaza pública. Son aquellos errores que provienen “del comercio y asociación de los hombres entre sí. Los hombres, en efecto, se comunican entre sí por medio del lenguaje”. Se trata de aquellos errores que provienen del uso mismo del lenguaje, ya que el significado de las palabras que usamos es a menudo impreciso. La lengua común condiciona nuestra interpretación de las cosas.
  • Ídolos del teatro. Se incluyen aquellos errores que provienen de la aceptación de las opiniones de los filósofos antiguos, cuya autoridad se cata acríticamente, basándose únicamente en el prestigio que socialmente se les reconoce.

Estos son, a juicio de Bacon, los cuatro tipos más generales de prejuicios que impiden un estudio objetivo de la Naturaleza, obstaculizando el auténtico progreso de la ciencia. Uno no puede por menos de reconocer en este punto la lucidez de Bacon. Tal vez exageradamente, Condillac formulaba una verdad al afirmar que nadie conoció mejor que Bacon las causas del error humano.http://spanishteacheroscar.podomatic.com

Comentarios

Entradas populares