WORLD HISTORY:CHINA,¿UN PASO ADELANTE?


Durante varias décadas, los uniformes maoístas, todos iguales, constiutían la seña de identidad del país. Había en torno a 26.000 comunas. Ellas regulaban la vida económica y social de toda la población campesina. El tazón de arroz garantizaba a los trabajadores un trabajo de por vida y casi todos eran pobres. El pueblo no recibía demasiado dinero del pueblo. Pero tampoco hacía falta ya que tenía garantizada la subsistencia y además, no había lugares donde comprar cosas. Deng Xiaoping le dijo a Felipe Gonzalez, en un viaje a China:”No importa que el gato sea negro o blanco. Siempre que cace ratones, será un buen gato”. Felipe Gonzalez, presidente del Gobierno del Reino de España, vino de China convertido por dicha frase. Pero es que esta frase simboliza lo que ha ocurrido en China. Es como si estuvieran llevando a cabo una segunda revolución. Al principio, los chinos hablaban de esta política como de un “socialismo chino”. Actualmente ya se habla de una “economía socialista china de mercado”. Esta nueva política ha proporcionado a China uno de los crecimientos económicos más rápidos y duraderos de todas las economías mundiales y lo ha convertido en la segunda potencia comercial del mundo. Está a un paso de superar a Estados Unidos.
La diferencia con Rusia es abismal. En Moscú los comunistas perdieron el poder, los rusos pudieron votar por primera vez libremente, pero esa bancarrota del sistema político paralizó la economía, y la lucha de los partidos por el poder bloqueo la política reformista. En cambio, en Pekín se dieron cuenta de que sólo lograrian afianzar su poder si conseguían elevar el nivel de vida del pueblo. Han conseguido preservar el poder porque han logrado mejorar rápidamente el bienestar de la población china. ¿Se han visto beneficiados todos los sectores? La respuesta es no. Una cosa es lo que ocurre en Pekín y otras grandes ciudades, y otra cosa muy diferente lo que ocurre en las treinta provincias del país. No es infrecuente encontrar allí condiciones similares a las europeas del siglo XIX.
Ya a principios de los años setenta los políticos reformistas chinos se dieron cuenta que la economía planificada fallaba en el campo. A comienzos de los ochenta las comunas populares dejaron de tener sentido y cedieron los derechos de explotación de las tierras a las familias campesinas. La reforma agraria incrementó los ingresos de los campesinos, lo cual permitió no solo aumentar la demanda de productos de las empresas rurales, sino que además generó una importante fuente de financiación para las industrias rurales. Ahora bien superficies agrícolas cada vez mayores fueron desapareciendo bajo nuevos complejos fabriles. El nivel de vida de aquellos campesinos que ya no trabajan en el campo, sino en las nuevas empresas creció hasta niveles desconocidos. De un día a otro, muchos campesino pudieron comprarse biciletas, máquinas de coser y televisores.
Pero no todos los campesinos encontraron trabajo en las nuevas fábricas.La distancia entre los ingresos de los habitantes de las ciudades y los de los habitantes de las zonas rurales es abismal. Los ingresos por habitante de la población rural son menos de la mitad de lo que percibe la población urbana.
La situación más dramática es la de esos más de 300 millones de personas que habían continuado siendo campesinos ya que la superficie media de la tierras es muy pequeña. ¿Porqué? Porque los costes de producción aumentas mientras que el poder adquisitivo de los mismos desciende. Por eso hay cada vez más campesinos que abandonan sus tierras para probar fortuna en las ciudades. Una enorme masa de cien millones de personas vagan a través de China. En Pekín había una gigantesca pancarta que decía:”Aprovecha las buenas ocasiones y acelera la política de las reformas y la apertura”.

Comentarios

Entradas populares