ANCIENT HISTORY:ROMA. POBREZA Y RIQUEZA


La inmensa mayoría de la población de Roma puede agruparse bajo la denominación de proletariado, cuya vida giraba en torno al lema panem et circenses y que iba aumentando progresivamente a medida que, gracias a este lema, cada vez llegaba más gente a Roma abandonando las provincias. También está claro que la distribución pública de trigo sólo llegaba a la población masculina, y tan sólo proporcionaba la alimantación más básica, en una ciudad, Roma, que por otro lado era muy cara. Por eso abundaba también la pobreza y la miseria más extrema. Marcial dice que para los pobres no es un mérito despreciar la vida. Las casas eran unas infrachabolas, el hogar permanecía frio y su ajuar se reducía a un jarro con el asa rota, una mesa rota y un montón de paja donde poder dormir. La única vestimenta de la cual disfrutaban era una toga corta con la que se cubrían de día y de noche. El alimento consistía en un poco de vino avinagrado y un trozo de pan negro. Además del pan, el alimento más popular entre las personas más pobres eran las legumbres, sobre todo las judías, los nabos, lentejas, cebollas, guisante, ajos y pescado barato. Una cabeza de cerdo perfectamente ahumada era un auténtico festín.
A principios de julio vencía el alquiler de las casas, y en dicha fecha se veía muchas familias desahuciadas -después de que el casero les hubiera embargado lo poco que tenían- vagando sin rumbo por las calles de Roma. ¿Dónde acogían a estas personas? Como ocurre hoy en día. Los puentes, los escalones y los umbrales de los edificios, además de las colinas eran en la Roma de entonces asilo permanente de mendigos. Al mismo tiempo procuraban atraer la compasión de la gente con el espectáculo de la miseria.
Junto a los más pobres, había también personas de extracción humilde que disfrutaban de cierto bienestar y de cierta riqueza, en parte como consecuencia de las cambios que proporciona la suerte, que a veces colocaba incluso a los esclavos en un posición muy ventajosa. Hombres que se habían ganado la vida tocando la trompeta de ciudad en ciudad en los combates de gladiadores, de repente, llegaban a adquirir muchas riquezas que les permitían, por ejemplo, organizar por su cuenta unos juegos en los que hasta hacía poco ellos trabajaban como jornaleros. También es verdad, que estos cambios de la fortuna eran raros, pero no lo eran tanto, sino más bien al contrario, aquellos tenderos dedicados a trabajar en sucias mercancias que acumulaban mayores riquezas que los funcionarios públicos. En Roma, una renta anual de 24.000 sestercios era suficiente para cubrir las modestas necesidades de una persona.http://spainteacheroscar.podomatic.com

Comentarios

Entradas populares