ECONOMIC HISTORY:EL PROBLEMA DE LOS RECURSOS NATURALES


Hubo un tiempo en que la sociedad vivió despreocupadamente ante el problema de uso y abuso de los recursos naturales que se pensaban que eran duraderos. Esta actitud de despreocupación tiene que ser revisada; no hay dudas de que en las últimas décadas el problema de la utilización y explotación de los recursos naturales se ha convertido en un problema importante. El surgimiento de los movimientos ecologistas, la proliferación de instituciones dedicadas a la conservación y preservación del medio ambiente y el desarrollo de leyes y reglamentaciones específicas de control son elementos que acreditan un cierto cambio de mentalidad.
Los recursos naturales de que dispone una economía han constituido y constituyen un motor fundamental en el crecimiento, así como una base económica que facilita el aumento y mejora en el nivel de vida de la población. Sin embargo, el logro de mejoras en la calidad de vida y la adquisición de aumentos sustanciales en el nivel de vida están íntimamente ligados a la forma de explotación de los recursos naturales. La sociedad puede estropear o malgastar recursos naturales que, bien utilizados, se convertirían en manantial de riqueza. Además, las características de los recursos naturales, su condición de activo duradero, que abarca a más de una generación, hacen todavía más necesaria la consideración de la forma adecuada de su explotación. De no hacerlo así, las futuras generaciones pueden verse perjudicadas y empobrecidas.
Los recursos naturales son activos que proporcionan flujos de renta a lo largo del tiempo, de forma parecida a cualquier activo económico (acciones, edificios, etc). Sin embargo, reúnen una serie de peculiaridades que plantean problemas específicos e incluso la necesidad de una regulación en su explotación. ¿Cuáles son estas peculiaridades? Básicamente dos: a) renovabilidad o no renovabilidad, y b) apropiabilidad completa o propiedad común. Mientras que la primera distinción se refiere a las características biológicas del recurso, la segunda está íntimamente ligada a la estructura institucional que regula los derechos de propiedad existentes sobre la explotación del recurso.
Los recursos naturales renovables (bosques, etc) se caracterizan por estar sujetos a tasas de regeneración natural significativa, lo que implica que, en ausencia de intervención humana, la población del recurso se mantendría en equilibrio estable. Si la explotación por el hombre de estos recursos se realizara de manera adecuada, no tendrían por qué producirse disminuciones en la cantidad de recursos renovables existentes en un determinado momento. Los recursos no renovables son los que no están sujetos a tasas de regeneración natural, o cuya regeneración artificial es limitada o muy costosa. Entre ellos podemos citar el petroleo y el gas. Son recursos agotables.

Comentarios

Entradas populares