EUROPEAN HISTORY: RUSIA Y EUROPA OCCIDENTAL


Rusia se inclinó -en torno a 1730- por Occidente. Ahora bien, Rusia no pasó por un Renacimiento ni por una Reforma. Es verdad que tuvo un despotismo ilustrado bajo el reinado de Catalina la Grande. pero el concepto de despotismo también fue diferente. Mientras que en Occidente el despotismo ilustrado venía a significar una anulación de los elementos tradicionales de control constitucional al poder monárquico, Rusia nunca desarrolló dichos elementos constitucionales de control de una forma muy clara.
Otra diferencia de Rusia respecto a las monarquías occidentales era que Rusia era un país con fronteras fluidas y cambiantes. Durante el siglo XVIII Rusia desarrolló un expansionismo sobre una gran cantidad de pueblos nómadas o seminómadas, de origen parcialmente ruso, que plantaban al gobierno problemas especiales. Además, Rusia no tenía una aristocracia hereditaria asentada en lugares determinados y capaz por su gran riqueza en tierras y en su antiguo linaje para oponerse a los intereses de un poder central en sus lugares de existencia.
La inexistencia de la primogenitura, un suelo que se agotaba fácilmente y una tradición de servicio estatal en el ejército y en la burocracia hizo que el noble ruso abandonase su lugar de nacimiento y formase un grupo social sin raíces, totalmente dependiente de los favores y las donaciones de tierras del zar.
Además mientras que en la Europa occidental del siglo XVIII se tendía hacia el debilitamiento de la servidumbre, en Rusía ocurría todo lo contrario. Rusía tenía una elevada población, pero estaba la relación habitante por metro cuadrado era inferior a la de los países de la Europa occidental. Por otro lado, la tierra carecía de valor sin hombres que la trabajaran, por lo que los terratenientes se vieron en la necesidad de atar al campesino a la tierra. Pero, mas que esto, la extensión de la servidumbre pudo estar asociada al proceso de colonización. Los nómadas son malos contribuyentes, de dudosa lealtad al poder central y están dispuestos tan sólo a cultivar la tierra en beneficio propio. Por ello, la servidumbre era un medio de vincularlos al Estado ruso y, al mismo tiempo, un medio de recompensar los esfuerzos de una nobleza de servicio.
La occidentalización de Rusia surgió de Pedro el Grande como medio de alcanzar éxitos militares. Ahora bien, la occidentalización pasó de ser la adopción de una tecnología y unos procedimientos burocráticos occidentales fundamentalmente impuestos por el zar a ser un movimiento que finalmente, a mediados del siglo XIX, se mostraría crítico con respecto a los fundamentos de la autocracia. Parte de esta transición se produjo de 1730 a 1785 y supuso una reorganización fundamental de la relación entre el zar y los dvoriani, es decir, la nobleza de servicio.
La principal diferencia constitucional entre Rusia y Europa Occidental en el siglo XVIII radicaba en que el zar, al contrario que el rey occidental, era soberano y propietario de su reino al mismo tiempo. Esta situación provenía de la Edad Media en la cual el zar, propietario y dueño absoluto en el Moscovia de una población servil moscovita, extendió gradualmente su control hacia el exterior, reduciendo al mismo tiempo a esclavitud a una población anteriormente libre y extendiendo las prácticas antes usadas para administrar lo que de hecho era una enorme finca privada a una zona en continuo aumento. Más allá de Moscovia, el poder del zar se veía limitado de hecho por unas comunicaciones difíciles y una administración muy rudimentaria y poco eficaz. En posteriores artículos veremos las tres grandes fases de expansión.http://spainteacheroscar.podomatic.com

Comentarios

Entradas populares