EUROPEAN HISTORY: ALEMANIA Y LA CRISIS DE LOS AÑOS TREINTA


Es interesante estos días en los cuales Alemania nos exige a los países del sur muestras de austeridad, saber cuál fue la actitud de Alemania, y de los países del norte europeo durante los años treinta, o por lo menos, durante los primeros años treinta. Se llevaron a cabo decisiones políticas y empresariales bastante euivocadas. ¿Puede ocurrir esto en este momento?. Veamos algunos casos. Como sabemos, durante los primeros años treinta, los precios continuaron cayendo. Era, a ojos vista, que no habría un alza de los precios. Ahora bien, un combinado alemán, el Norddeutsche Wollkämmerei, compró la lana de todo un año, por cierto, con fondos prestados por el Danatbank, a principios de 1931, esperando que los precios subieran. Los precios no subieron. Al mismo tiempo que los precios no subían, los beneficios empresariales iban cayendo, lo cual arrastraba el precio de las obligaciones.
La presión sobre Alemania empezó en mayo. Los depositos bancarios fueron cayendo paulatinamente. Si el Reichsbank no perdió oro fue porque colocó a un consorcio internacional 120 millones de marcos de la Compañia de luz y Fuerza de Berlín. Junio fue el mes más difícil, y fue cuando empezaron los problemas. Ahora bien, muchos de estos problemas fueron autoprovocados. El gobierno alemán decretó el 5 de junio una bajada de los salarios de los funcionarios, rebajó la asistencia al desempleo y creó un nuevo impuesto para la crisis. Además, el gobierno dijo que había llegado al límite para poder hacer frente a las reparaciones de guerra (fijaros que esto iba dirigido al mercado interior).
Los días 10 y 11 de junio, la oposición pidió al Reichstag que retirara a Brüning el poder de gobernar por decreto. Esto produjo una retirada inmediata de fondos. En cuatro días el Reichsbank perdió cuatrocientos millones de marcos en oro. posteriormente se produjo la quiebra de la sociedad que había comprado la producción de lana durante un año. Las retiradas de fondos se volvieron a suceder de nuevo, y en sólo un día el Reichsbank perdió 29 miullones de marcos.
En julio, estalló la crisis bancaria alemana. El 13 de julio los bancos alemanes cerraron. El 16 de julio abrieron pero los créditos extranjeros estaban bloqueados y la tasa de descuento subió al 7%. El 18 de julio, todos los bancos, menos uno, se unieron es una especie de fondo de garantía. Otra característica, que vuelve a darse en esta crisis, es el ímpetu alemán contra la inflación. El gobierno alemán llevó a cabo una política de deflación. Luchó contra una inflación inexistente. El gobierno alemán usó la deflación como un medio para eliminar las reparaciones de guerra. Por eso era vital que Alemania demostrase a sus acreedores que le era imposible pagar.
Subordinaron todo lo demás a esta idea. Rechazaron las sugerencias de devaluación, de expansión del crédito o de obras públicas. Con esta idea el gobierno alemán de Brünning decretó otros medidas encaminadas a reducir los salarios. Esto, lógicamente llevó a que no hubiese creación de empleo, lo cual ocasionó que se incrementara el desempleo. Mientras Alemania se estaba derrumbando, el nazismo continuaba ganando adeptos.
Fijaros, que en la crisis actual, Alemania sigue la misma política que fue un fracaso en los años treinta. Y no sólamente esto, sino que impone dicha política al resto de países con dificultades. La pregunta que nos surge es la siguiente: si en los años treinta siguió una política deflacionista para no pagar las reparaciones de guerra, ¿que motivo oculto le mueve hoy al gobierno de la canciller Merkel para aplicar la misma política que fracasó en los años treinta?

Comentarios

Entradas populares