ECONOMÍA MONETARIA VERSUS TRUEQUE


Una economía monetaria es aquella en la que se utiliza el dinero para facilitar las transacciones. El dinero proporciona ventajas pero también tiene sus inconvenientes. El dinero soluciona un problema -el intercambio- pero su propio éxito implica unos supuestos -crecimiento económico, división del trabajo- que plantean nuevos problemas.
En una economía de trueque, la intención de ofrecer una mercancia -vender- no se puede separar de la intención de demandar otra mercancia -comprar-. Es cierta la afirmación de la ley de Say:”la oferta crea su propia demanda”. Por ejemplo cuando un agricultor ofrece cebada, y está dispuesto a recibir carne a cambio, está creando las condiciones para que otra persona -un ganadero- esté dispuesta a comprar esta cebada: su oferta de cebada “crea” la demanda del ganadero. Por eso, en una economía de trueque es imposible una crisis de exceso de oferta a nivel general o agregado.
Ahora bien, en una economía monetaria, uno puede disociar la venta de una mercancia de la compra de otra, reteniendo el dinero que se obtiene de la venta, o utilizando sólo parte de él para efectuar compras. Además, podemos decir que mediante la acumulación de dinero, podemos incurrir en un ritmo de ventas superior al de compras; y mediante el expediente de desacumular tenencias previas de dinero, podemos provocar lo contrario. En una economía monetaria, por tanto, no se da una interdependencia lógica y necesaria entre la oferta agregada y la demanda agregada, pudiéndose generar fácilmente, a través de cambios en la oferta y la demanda de dinero, crisis generalizadas de exceso de oferta -o demanda- de mercancias.


Comentarios

Entradas populares