ECONOMIC HISTORY:LA CRISIS Y LAS FAMILIAS


La crisis nos afecta a todos. Toda la crisis nos afecta a todos. Por tanto, no hay una versión de la crisis para economistas o políticos, otra para empresarios y otra para el hombre de la calle que somos todos. El paro, y las quiebras de empresas hacen daño a las familias (sean convencionales o no); pero también se lo hacen a las nuevas naciones industrializadas, volviendo inviables sectores enteros de la economía que, hasta ahora eran el campo tradicional de la actividad empresarial y del trabajo de muchos. Pensemos, por ejemplo, en la competencia de los tejanos de China sobre la industria textil de todo el mundo. ¿Qué podemos hacer las familias frente a todo esto? Bien poco porque es un problema que nos supera considerablemente, que se escapa de nuestro marco de acción.
Ahora bien, si que podemos hacer algunas cosas. Primero, tenemos que conocer qué es y de dónde procede la crisis: si no, uno no puede defenderse. Después, la familia debe adecuar su nivel de vida y sus expectativas a esa crisis, que es mundial, profunda y duradera
Como la crisis trae nuevos productos, nuevos competidores, nuevas tecnologías, las familias han de aprender a adaptarse a ellos. ¿Cómo podemos adaptarnos? Estas pueden ser dos sugerencias:
  • Los miembros de la familia en edad de trabajar deben estar en condiciones de recibir nuevos conocimientos, de adaptarse a nuevos trabajos.
  • Los hijos en edad de estudiar deben orientarse hacia conocimientos amplios, generales que permitan una posterior especialización, pero que no marquen un camino profesional irreversible para toda la vida.

Comentarios

Entradas populares