PHYLOSOPHY TODAY:DEL TEISMO AL SENSACIONISMO


Los progresos de la ciencia tan sólidamente establecidos por Newton fueron haciendo cada vez más innecesaria la intervención de Dios en el ámbito natural. El descubrimiento de la energía por Christian Huyghens y de la vis viva por Leibniz frente a la inerte cantidad de movimiento cartesiana, que Newton no pudo ni quiso superar, los progresos en bilogía y química y la dominanción de la energía eléctrica (botella de Leyden) configuraron, a finales del siglo XVII, un mundo en el que el mejor sucesor de Newton, Laplace, podía contestar a Napoleón que no había introducido a Dios en su sistema por no tener necesidad de esa “vana hipótesis”.
Pero la desvinización del mundo llevaba necesariamente pareja la caída de la razón como sujeto cognoscente: la mente humana, privada de su comparación con Dios, queda fuera del sistema mecánico. O bien (y ésta es la gran paradoja), es el mismo sistema mecánico el que se mentaliza, el que se hace psiquismo. La clásica escisión entre cualidades primarias y secundarias pasaba a través de la primacía de la razón matemática, trasunto de la divina. Eliminados ambos tipos de razón, limitado el hombre a los nudos fenómenos, cae también la distinción entre cualidades: ambas son objetivas, o subjetivas, según se desee. El hombre es una colección de sensaciones. Eliminados el espacio y el tiempo absolutos, no hay más sensorio que el humano. Pero entonces es imposible distinguir entre cosas y sensaciones de la cosas: es el sensacionismo de Lamettrie y de Condillac.

Comentarios

Entradas populares