PHILOSOPHY TODAY: EL PANIDEOLOGISMO


Hay doctrinas o creencias concretas en las que el influjo social es muy profundo: no sólo están condicionados en su origen por la perspectiva cultural de la sociedad, sino que reflejan determinadas características estructurales de la sociedad (por ejemplo, la división de clases). Como ese reflejo no es consciente, sino que está implícito en las doctrinas que se presentan como objetivas, como visiones neutrales de la realidad, resulta que estas doctrinas, a la vez que un reflejo, son también una justificación de la situación existente. No una justificación directa, sino una justificación implícita, lo que la hace más difícil de demostrar.
Estas doctrinas reciben el nombre de “ideologías”. Ahora bien, es fácil transformar esta noción de ideología en una especie de llave mágica para la interpretación de todo el conocimiento humano. Se puede caer así en un panideologismo totalmente superficial: se dice muchas veces, por ejemplo, que todo conocimiento es un producto social y que, por tanto es un reflejo de la sociedad en que surge; y se cree haber despachado una doctrina filosófica o científica, sin más análisis, explicándola como pura ideología.
Este panideologismo, en la medida en que se confunde con el relativismo, sucumbe a la misma objeción: la doctrina panideologista ¿es ella misma ideológica? Es una doctrina que sólo puede ser verdadera a condición de ser falsa: luego es falsa.
Pero hay otra objeción contra este panideologísmo: la de medir por el mismo rasero todos los tipos de conocimiento, sin distinguir sus peculiaridades y sus distintas fuentes

Comentarios

Entradas populares